La cumbre de la OTAN y el sector de los eventos

 

azafatas-museo

Muchas personas se han mostrado sorprendidas de la excelente imagen que ha dado España con la celebración de la cumbre de la OTAN en Madrid los pasados días 28, 29 y 30 de junio. Cierto es que supone un gran reto para cualquier ciudad acoger un evento de tal magnitud con la asistencia de loa más importantes líderes mundiales acompañados de sus extensas comitivas (solo Estados Unidos traía más de 1.000 diplomáticos), pero no es menos cierto que en España, el sector de los eventos, ferias y congresos goza de un estado de salud excelente, incluso después de haber atravesado unos años muy complicados de parones e incertidumbre. Durante este tiempo, las empresas vinculadas al sector supieron adaptarse a las nuevas circunstancias para seguir ofreciendo los mejores servicios a sus clientes.

La cumbre de la OTAN suponía un reto, no solo de seguridad sino de imagen. En un contexto geopolítico como el actual, la cumbre de Madrid se definía como un punto de inflexión en el trascurso de la alianza atlántica y Madrid debía estar a la altura de lo que allí iba a acontecer. No solo ha estado a la altura, sino que son numerosos los medios internacionales que han destacado la excelente organización de esta cumbre, que ha puesto a Madrid como foco del mapa internacional durante estos días.

Varios han sido los enclaves que han aparecido en imágenes internacionales: IFEMA, Palacio de la Moncloa, Palacio Real de la Granja de San Ildefonso… pero si uno ha destacado por su elegancia y proyección internacional ha sido el Museo del Prado. La cena que el Presidente del Gobierno español ofreció a los jefes de Estado y de Gobierno que participaron en la cumbre de la OTAN fue un absoluto acierto que nos dejó imágenes icónicas que sin ninguna duda pasarán a la historia, como las de todos los líderes reunidos en torno a ‘Las Meninas’, de Velázquez o las fotografías de un solitario Emmanuel Macron paseándose por la pinacoteca madrileña disfrutando de las diferentes obras allí presentes.

Es necesario mencionar que también hubo críticas a que este fuera el sitio escogido para le cena de la cumbre, pero quizás desconocen quienes se muestran en contra de este enclave, que el Museo del Prado está disponible para eventos y cenas para empresas que así lo deseen durante todo el año y que por tanto no fue una excepción la cena de la cumbre de la OTAN (si bien es cierto que el claustro del museo, ubicado en la última planta, no está disponible para cualquier empresa que quiera celebrar allí un evento).

En Ankara Services han sido varias las veces que hemos trabajado en eventos nocturnos en el Museo del Prado, con visitas privadas y cocktails posteriores en el hall principal o en el maravilloso salón de las musas. Todos los que han asistido a estos encuentros han salido maravillados del encuadre tan especial que ofrece el museo. Una mezcla de historia, arte y elegancia que no deja indiferente a nadie.

Debemos sentirnos orgullosos de los innumerables espacios y entornos para la celebración de eventos que tenemos en nuestro país así como de las empresas que conforman el sector de los eventos, ferias y congresos, a las que es fundamental apoyar para que este siga siendo un sector puntero en nuestro país.

ADD COMMENTS